Réquiem por un campesino español. Ramón J. Sender.

8

Cuando era pequeña un profesor de lenguaje nos dijo que morimos solos, que no importa que a tu lado esté a la persona que amas, tu madre, tu gato o un cura dándote la mano. Tu estás ahí solo ante la muerte y nada puede consolarte. Esa reflexión me perturbó, el fin de la vida es algo que enturbiaba mis pensamientos desde el momento en el que fui a jugar con un bote de "cochinillas" que había recogido el día anterior y… ya no se movían. En una parte de Réquiem por un campesino español hay un diálogo que me lo ha recordado:

-¿Por qué no va a verlo nadie, mosén Millán?
-¿Qué importa eso, Paco? El que se muere, rico o pobre, siempre está solo aunque vayan los demás a verlo.[…]


Y a continuación todos pretenden cambiar de tema cuando Paco intenta comprender los porqués. Nadie quiere hablar de estas cosas. Ni de los miedos. Como si desapareciesen al no mencionarlos cuando es todo lo contrario.

La novela corta comienza con crespón negro por Paco y va haciendo flashback donde nos muestra cómo fue y que mientras se descorchaban botellas sin prudencia acampaban de nuevo entre sus ojos recuerdos de la unción, los estertores, la soledad, etc. Pese a que predominan los tonos grises hay espacios donde la esperanza palpita.

8 ideas :

Navegante V dijo...

Solo o acompañado, rico ó pobre diría que en la gran mayoría de los casos las preguntas son algo así:
¿Aproveche todo lo que pude?
¿Por qué no dije ... a ..?
¿Por qué me dio mido... y nunca...?
Aunque salió mal intenté esto...
¿Fuí digno de aquellos que depositaron su confianza en mí?

Quizá mañana mismo tengamos la oportunidad de ir creando las respuestas que mas acertadas consideremos... y pasado mañana y...

Navegante V dijo...

Aunque quiza tambien exista otra pregunta mas inquietante: ¿ por que intente esto que es lo que me ha llevado a este momento?

SarayPavon dijo...

Bueno, hubo un tiempo en el que sabía que no estaba aprovechando o disfrutando los días en su plenitud porque realizaba muchas actividades por encajar o simplemente porque era lo estipulado... así que poco a poco fui rompiendo ese molde desechando las actividades que se comían mi tiempo sin aportarme y pese a tener 24h (donde hay que guardar algunas para el reposo) se pueden hacer más cosas de las que nos creemos al día. Pienso que es necesario sopesar las posibilidades que tienes y lo que te merece o no la pena... porque finalmente es como en Ciudadano Kane (por eso me encanta esa película) puedes alcanzar fama, tener dinero, etc. pero los momentos que suelen llamarse felicidad vienen con pequeños detalles.

Preguntarse por el pasado, para mí, ya no tiene mucho sentido porque si hubiese actuado de otra forma en muchos aspectos... podría irme mejor o peor pero de seguro que no sería la misma (cada cicatriz y sonrisa que he vivido me han hecho como soy). Más bien creo que se tienen que encaminar las cuestiones hacia el presente-futuro: ¿esto que voy a hacer me va a sumar felicidad? ¿quiero tener más anhelos por no atreverme a...? y cosas así.

Cada día es una oportunidad. Habrá cosas que se puedan solucionar y otras con las que deberás convivir... pero mientras tengas tiempo... tienes posibilidades de construir momentos felices.

(aunque todo esto suene patrocinado por Paulo Cohelo u otros del estilo... es la filosofía que suelo aplicarme)

Navegante V dijo...

Las preguntas las incluía en el contexto del post del momento justo antes de morir, en ese momento en el que diría que haces (si puedes claro) un balance rápido de todo.
En el día a día y como objetivos estoy de acuerdo con lo que planteas... por esto comentaba también que cada día es una oportunidad.
Y por supuesto da igual a si suena patrocinado por no se quién, mientras sea lo que uno realmente piensa y sea fiel a ello y por tanto a uno mismo...
Con lo que decías de la fama y dinero un ejemplo... puedes ir a comer la supuesta mejor comida del mundo al restaurante mas caro del mundo pero dará igual... si te sientes vacío en cuanto la comida llegue al estómago... solo incrementará la sensación.
Puedes comer el plato mas sencillo del mundo y con vino más justo pero... si es en la compañía que quieres y haciendo balance de que (a veces con errores a veces con acierto) has sido fiel a tí y lo que piensas y será el mejor plato del mundo.
Encajar donde toque por ser uno mismo (sino esfuerzos tirando a cero) y lo estipulado... con la cantidad de hipocresía que hay tampoco deberíamos perder mucho por allí tal como dices.

SarayPavon dijo...

Ya... pero por eso mismo creo que se ha de tomar esa determinación mucho antes de que llegue el momento de tu muerte, que como no sabes cuándo va a ocurrir... mejor no dejar cosas en el tintero e intentar saborear cada momento.

Ops, volvemos a coincidir... ya encontraremos otro tema en el que sacar debate :P

Navegante V dijo...

Quizá el debate este más en el punto que cada uno considera como equilibrio en todo esto...
Cómo cuanto uno puede desligarse de lo estipulado, hasta que punto uno puede prescindir
de encajar en determinados grupos...
Donde está el equilibrio entre a quien poder expresar con libertad lo que uno piensa y
a quien no merece la pena, que sentimientos poder transmitir y cuales no... y sobretodo
a que personas.
Diría que el obtener esos pequeños momentos felices depende de hacer bien este trabajo,
y me parece uno de los trabajos mas dificiles que tenemos.

SarayPavon dijo...

Bueno... ahí ya depende de cada persona puesto a que no todos tenemos el mismo concepto para equilibrio etc (si en teoría, pero a la hora de conseguirlo I mean).

Está claro que si rompes normas o quebrantas leyes se te pueden echar encima... pero hay otras estructuras que se pueden deshacer afectando más a ti mismo que al resto (porque claro que si dejas de ver pelis con tus amigos o de comer en reunión familiar etc. estás saliendote de los moldes y le afecta a tus allegados pero creo que sabes por donde voy...).

Qué de palabras se necesitan a veces para explicarse. O al menos así a voz de pronto son las que salen, igual conseguiría una síntesis cavilando.

En mi opinión... la cosa es ser uno mismo y al final te vas encontrando con gente a la que le encajas así y no hay hipocresía (como comentaste) y tantos momentos vacíos.

No es fácil... pero merece la pena.

Navegante V dijo...

Quizá este último párrafo que comentas en tu caso y en el de cualquiera que se dedica a crear algo aplique especialmente.
La falta de ser uno mismo en otras personas se puede notar en cosas materiales, en el caso de las personas que os dedicáis a crear se notaría en vuestra obra, así que... doble motivación en esto :-)