Contemplación...

3


...cariñosa de la Angustia, de Agustina Bessa-Luís, es un libro que llamó mi atención poderosamente por un fragmento y que hace poco, tras no encontrarlo por ningún lado, decidí pedirlo a casadellibro.com (ya os contaré mi experiencia con ellos) y me lo he bebido.

Empieza explicando por qué escribe y me seduce diciendo "Escribir es esto: conmover para ahuyentar la angustia y aliviar el miedo". Si señora, acabas de definir lo que hay tras estos ojos y lo que bombea mi mecanismo deteriorado por el estrés. Adentrándonos más comenta que "La importancia que le damos al tiempo radica en nuestros impulsos destructivos". Nos hace guiños a los que vamos con la angustia existencial a cuestas; nos pellizca donde se agitan nuestras preocupaciones y nos acaricia a partes iguales.

Reconozco que leer sobre la vida de alguien y el porqué ha escrito tal o qué significado le da... normalmente no me atrae y de hecho hay partes en las que el  c a n s a n c i o  aparece, pero luego llega una explosión, una frase que estimula todas tus neuronas y merece la pena ("Escribir bien no resucita a los muertos; no es más que una habilidad, como las que hacen los monos" S U B L I M E. Vaya ejemplo de humildad). Además también trata otros temas, habla de su percepción sobre Dostoyevski, Van Gogh, Kafka, etc.

Me ancla en un fragmento que dice que "La voz es un material plástico; modela el espacio compartido, y es capaz de engendrar una obra en ese mismo espacio, como si la voz fuese un Fidias o un Rodin." Esto es hablando de las conferencias que realiza. Siempre he pensado que es importante la voz (su tono y demás texturas) y que tiene un papel bastante importante en la comunicación, quizás por ese mismo motivo me fijo tanto en ellas y cuesta entregar la mía salvo cuando se me olvida que hay gente ahí al otro lado, cuando estoy en un plano distinto (como dentro de mi cabeza jugando con las ideas y palabras) aunque pueda estar sentada frente a ti. Al hilo de esto (qué me gusta mezclar temas) una vez escribí "Desaparecen las farolas y edificios"... era un poema de amor, pero ese mismo sentimiento es el que tengo cuando estoy totalmente interesada o sumergida en el momento (dibujando, escribiendo, follando, hablando, etc.). Es eso. Todo sigue realmente ahí pero mi atención está concentrada exclusivamente en "un punto". En ese preciso instante si es por medio de la voz por el que me estoy compartiendo... se nota, y creo que a eso se refiere Agustina.

3 ideas :

Flashback 1984 dijo...

Mientras leía el post he levantado un segundo la cabeza y al mirar por la ventana
he tenido una sensación extraña que en el momento he vínculado al estar concentrado,era...era
como si de repente no existiesen edificios ni farolas...

Así que con la angustia existencial a cuestas ehh... no sé yo donde me suena algo de esa canción también... :P

SarayPavon dijo...

Mientras no desaparezcan por un momento de ansiedad... todo va bien ;)

Jajajaja bueno, no a cada minuto (sería angustiante para mí y los que me rodean) pero sí bastante :P

JORDI CABRÉ CARBÓ dijo...

Creo que te has dejado llevar y al hablar de sentimientos se te ha colado algo que por muy sumergido que estés en el momento, nada tiene que ver con estar dibujando, escribiendo o hablando. Creo que es mas propio de una necesidad física y no de inspiración o sentimiento.
Ni hablando de hacer el amor con tu pareja, se podría aplicar y comparar a esos tres ejemplos